Cuida tu plantilla y no te hagas el Superman

Para las PYMEs que no disponen de un departamento RRHH, no suelen darse cuenta de la causa, desmotivación o bajo rendimiento de sus trabajadores.

Hay excepciones, pero todo se basa en un motivo y seguramente se puede corregir internamente.

De poco sirve que un trabajador se quiera marchar para solucionarlo con un trabajador mucho más joven y dinámico (aparentemente, debido a que vive con sus papis y no tiene deudas ni compromisos sociales ni familiares), porque pasados unos meses puede ocurrir lo mismo.

No obstante, quiero aclarar que no quiero excluir para nada a los jóvenes. Todo lo contrario, también es muy necesario. Estoy hablando de valorar a los trabajadores que ya tienes en plantilla y evitar jugar a la ruleta rusa sin darte la oportunidad de solucionarlo.

Aquí os dejo unos consejos que pueden ayudar:

Todos remamos en el mismo barco”

La empresa crece gracias a que se te ocurrió la idea, la creaste y pusiste la pasta, pero ojo, no te equivoques. La empresa prospera gracias a la productividad de tus trabajadores. Eres el Capitán del barco, pero tienes una gran familia, que son tus marineros, que consiguen que el barco vaya recto y no se desvie. El barco tiene que estar en perfectas condiciones y ser muy cómodo para tus trabajadores.

Dales una palmadita en la espalda”

Que puñetera manía de no darle una palmadita a la espalda y no valorar las aportaciones positivas que hace el trabajador cuando las hace bien. Si cierto, sé que muchos dirán, que es lo que tiene que hacer. Si cierto, pero si no lo valoras (por lo menos de vez en cuando) las personas que tienes a tu cargo no se motivan a seguir haciendo las cosas mejor. Por otro lado, tampoco hay que echarles la gran bronca cuando se equivocan, sino explicarles como lo tienen que hacer correctamente.

Somos una gran cadena”

Debes dejar claro el puesto o el papel que desempeña cada trabajador. Esto es como tener una cadena larga. Si un eslabón se rompe se perjudican todos. Hay que formarlos bien, enseñarles practicando o usando distintos métodos de trabajo. La ayuda y colaboración debe ser entre todo el equipo. Nadie nace aprendido y cada día se aprende una cosa más. Por eso se tiene tanto respeto a la gente mayor, porque la experiencia que da la vida es la mejor formación posible.

Consigue que los cuchicheos se escuchen”

Suena mal pero me explico: es bueno preguntar a los trabajadores para conocer su opinión de como harían el trabajo ellos. En muchas ocasiones, los directivos no se dan cuenta que en los descansos los trabajadores hablan entre ellos, probablemente te pueden estar poniendo a parir por las formas en como se están haciendo las cosas, o que no entienden porque no se hacen de otra manera.

Esto ocurre porque no los estás escuchando ni les estás preguntando. No estás teniendo en cuenta sus opiniones, ni tampoco les estás haciendo partícipes de las posibles opciones o soluciones.

El Capitán, sigues siendo tu”

Diles lo que piensas procurando ser transparente con las decisiones y directrices de la empresa, pero tampoco toleres que por escuchar, atender o ceder, te tomen por “el pito de un sereno”.

No debes permitir demasiada confianza ni comportamientos abusivos. Como comenté antes, estamos todos en el mismo barco así que debes evitar fomentar el favoritismo para dar ejemplo, porque eso no ayuda e intoxica bastante (fomentando el malestar a todo el equipo).

En definitiva, tienes que animarlos y tratarlos de la misma manera que te gustaría que te tratasen a ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *