Cómo aumentar tu nivel de productividad

La capacidad de rendir al máximo es una cualidad que muchas empresas y personas siempre han buscado. Sin embargo, aunque en la actualidad disponemos de aplicaciones para mejorar la productividad, lo cierto es que nos falta aprender mucho y cambiar hábitos para brindar resultados óptimos.

Algunas ocasiones llegamos a tropezar con personas que parecen tener sus tareas siempre al día, y nos preguntamos cómo es posible que entre tantos deberes logren hacer esto. La explicación es que tienen un nivel alto de productividad.

Por ello, compartiremos este día algunas fórmulas para que tú también lo logres.

Consejos para aumentar la productividad

1-Ten una buena alimentación: pues, cuando se ingiere comida chatarra el cuerpo no dispone de suficiente energía para tener un buen rendimiento y mayor concentración. Alimentarse de manera saludable y con equilibrio aporta al organismo las vitaminas que necesita para comenzar el día de la mejor forma.

2-Consume bebidas energéticas naturales: tal como aquellas que se preparan combinando ciertos vegetales y que ayudan a que el cuerpo se deshaga de toxinas y pueda energizarse.

Una buena opción, puede ser combinar una manzana, un poco de jugo de limón, espinaca y un pequeño tallo de apio, todo licuado con agua. Además de ser deliciosa, esta bebida aportará las vitaminas y minerales necesarios para rendir todo un día.

3-Trabaja en base a metas: escríbelas y colócalas de cerca de tu escritorio, tu ordenador, el espejo o todos aquellos espacios que frecuentes. De esta forma, podrás saber cuáles son las tareas que requieren ser ejecutadas con mayor prontitud.

Esta técnica también ayuda a que podamos sentir entusiasmo al saber los objetivos que cumpliremos, y que son una razón para esforzarnos un poco más. Un aspecto importante es que las metas deben ir fijadas con plazos establecidos.

Por ejemplo: “entregar el cierre del proyecto antes de finalizar el mes”, “empezar el curso de pintura en dos meses”, “empezar el ahorro para mi emprendimiento a partir del próximo jueves”, entre otras.

Colocar fechas o plazos de tiempo específicos ayudará a sentir el compromiso de cumplir con las metas.

4-Elabora listas: de las asignaciones pendientes. Pues, esto funcionará como una guía para tener claridad sobre lo que se debe realizar de manera prioritaria y evitará que se pierda el tiempo en otras cosas, o que se olviden ciertas tareas y luego haya que hacerlas bajo contratiempo.

Lo más recomendable es que la lista de cosas por hacer se apunte en una agenda, o alguna aplicación en el móvil, para poder acceder a ella en cualquier momento que se necesite recordar algo.

5-Planifica en la noche: para que al día siguiente tengas ya organizado todos los asuntos a realizar. Tomar unos minutos para esto hará que el día siguiente transcurra más liviano, ya que las tareas estarán priorizadas y no se perderá tiempo. Además, tener las tareas ordenadas te ayudará a conciliar el sueño mucho más rápido, pues, la mayoría de las personas tienen dificultad para dormir porque piensan en todas las cosas que tienen pendientes.

6-Inspírate con frases: que pueden ir pegadas en la primera pared que ves cuando te levantas, o en el espejo del baño, para que cada vez que despiertes puedas visualizarlas y logres sentir buen ánimo para comenzar el día.

7-Ejercítate: realizar unos minutos de ejercicio por la mañana ayuda a que el cuerpo se ponga en movimiento y se sienta con energía. El ejercicio también es benéfico para sentirse mejor y liberarse del estrés.

8-Toma agua: en suficientes cantidades para que el cuerpo trabaje mejor y esté hidratado. Trabajar o realizar tareas bien hidratado disminuye el cansancio.

9-Apaga los dispositivos: o colócalos en silencio para evitar interrupciones o distracciones revisando mensajes u observando las redes sociales. Esto, sin duda, ahorrará tiempo e incrementará la eficiencia.

10-Camina un rato: para despejar tu mente y libertarte del estrés. Cuando se trabaja con muchas preocupaciones, el rendimiento es poco. En cambio, se sugiere tomar un descanso de unos quince minutos y caminar un poco para luego retomar las tareas.

11-Delega tareas: a las personas que consideren que son más competentes para realizar las tareas de la mejor forma. Delegar ayuda a sentir menos estrés, más tranquilidad y tener un poco de tiempo para descansar. Es importante que la persona seleccionada esté realmente capacitada para ejecutar lo que se le asigne.

12-Prepárate para decir “no”: ya que en algunas ocasiones es posible recibir algunas peticiones que sólo distraen, o que nos desenfocan de los objetivos propuestos. Algunas invitaciones lo que generan es una pérdida de tiempo y disminuyen la productividad.

Aplicando estas sugerencias la productividad aumentará de forma notable. Trabajar en base a objetivos y asumir el compromiso de llevarlos a cabo siempre ha funcionado.

Recuerda premiarte y sentirte bien cada vez que tus metas se vayan consolidando en la medida que transcurre el tiempo. Esto te hará sentir más motivación, un factor clave para aumentar los niveles de productividad.

Fuente de información aportado por: Gananci.