3 actitudes de las que debes deshacerte antes de emprender

En los últimos años el emprendimiento ha estado en crecimiento, según el Global Entrepreneurship Monitor, Perú ocupa el cuarto lugar de la región latinoamericana debido a que al menos 25 de cada 100 peruanos se encuentra en la actualidad inmerso en algún tipo de actividad de este tipo. Además, Perú no es el único que país con buenos números. En general, se ha registrado un aumento a nivel mundial de las pequeñas empresas.

Ya muchas personas han dejado de buscar un trabajo que se adapte tanto a sus necesidades como conocimientos y se han enfocado en crear fuentes de empleo no solo para ellos mismos, sino para otras personas. Si tú quieres hacer lo mismo y todavía no tienes una idea que te convenza del todo, mira en Gananci un listado de negocios rentables que puedes comenzar, seguramente alguna de ellas te sirve de inspiración o te da el empujoncito que le hacía falta a aquello que ya tenías en mente.

Si quieres convertirte en emprendedor debes tomar en cuenta que no todas las personas que dan el primer paso lo logran al final. De hecho, las estadísticas de los negocios nuevos que fracasan en sus primeros años son alarmantes. La buena noticia es que según el mismo estudio Global Entrepreneurship Monitor, Perú se encuentra por encima de la media latinoamericana en emprendimiento y esto ocurre por las buenas condiciones que ofrece el país a las personas que desean emprender sus propios negocios.

No obstante, eso no lo es todo y cada uno de los casos son particulares y el éxito no viene dado solamente por las condiciones del ambiente donde te desarrollas, sino por muchas otras variables.

También existen algunas actitudes que te alejan progresivamente de lo que quieres lograr y necesitas deshacerte de ellos. Estos los encontrarás a continuación para que puedas evaluarte y ver si son parte de tu vida. Quizá hasta sea la razón por la que aún no has emprendido con buenos resultados en el pasado:

-Miedo: por supuesto que al emprender estás tomando un riesgo y no solamente estamos hablando de dinero -aunque este aspecto es muy importante-, también está en juego el tiempo, la energía y todo aquello que se invierte para poder sacar adelante un proyecto de negocio. Aun así, esto es algo inevitable.

Así tomes en cuenta cada uno de los aspectos y variables, podrías reducir el riesgo al mínimo, pero nunca eliminarlo del todo. El asunto es no enfocarse solamente en aquellas cosas que podrían salir mal y seguirle la corriente al miedo que podamos sentir, sino todo lo contrario.

El miedo es una emoción que existe para protegernos de las amenazas externas. Es algo positivo porque forma parte de nuestro sistema de defensa. Solo se convierte en algo malo cuando dejamos que actúe sin discernir primero si necesitamos protección o no. En resumen, para emprender necesitas deshacerte del miedo que paraliza y echar mano de esa adrenalina que podemos sentir gracias a esta emoción para ponerte en marcha y hacer lo necesario.

Autosuficiencia: para emprender es vital que te deshagas de la actitud de autosuficiencia porque es bueno que tengamos confianza en nosotros mismos, pero cuando esta es tal que se convierte en un obstáculo, debemos descartarla. Para emprender es necesario sustituir la autosuficiencia por humildad.

De esta manera podrás trabajar mejor en equipo, sabrás cómo delegar eficazmente, escucharás consejos y críticas (sin tomártelas personalmente), siempre seguirás preparándote porque sabes que necesitas estar en constante crecimiento, entre otros resultados positivos. Recuerda, la autosuficiencia no es lo mismo que confianza propia. Lo primero hará más difícil tu camino, lo segundo te abrirá muchas puertas.

-Prejuicios: cuando vas a emprender algo nuevo también necesitas desesperadamente deshacerte de los prejuicios, básicamente porque durante este proceso deberás aprender muchas cosas nuevas que chocarán con aquello que ya conocías. Mientras menos prejuicios tengas, más amplitud disfrutará tu mente para aprender y conocer nuevas cosas.

Una actitud prejuiciosa no solamente le hace daño a los demás y cierra muchas puertas, sino que el principal perjudicado eres tú mismo. Por supuesto, lo primero que debes hacer es identificar las creencias negativas que tengas y separarlas de aquellos valores por los que te riges. Un emprendimiento serio y positivo debe ir alineado a estos principios en vez de hacerte renunciar a ellos.

Si te deshaces de las tres actitudes descritas anteriormente, estarás más encaminado, lo siguiente sería seguir estos pasos de Gananci para crear una empresa desde cero, sin que tengas elementos frenándote a la hora de alcanzar tu meta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *